La aplicación de rastreo de contagios de coronavirus impulsada por el Gobierno, Radar Covid, será “totalmente accesible” para personas con discapacidad en cuanto termine el proceso de implementación de la herramienta en las comunidades autónomas, según informaron a Servimedia fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha denunciado ante la Oficina de la Atención a la Discapacidad (Oadis) del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 "graves deficiencias de accesibilidad" de la app, al entender que "excluye de su uso a determinadas personas con discapacidad".

La secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas, reconoció en las redes sociales que “es cierto" que la versión que se puso en marcha para la prueba piloto de La Gomera "no cumple el cien por cien de los requisitos de accesibilidad porque era un beta de un piloto".

Sin embargo, garantizó que en el desarrollo que se está realizando actualmente, "como ya hemos hecho en otros desarrollos tanto de la app AsistenciaCovid como del ‘chatbot’, se va a tener en cuenta los niveles que se requieren por los usuarios con discapacidad”.

La escalada nacional de implantación de la app será para mediados de septiembre, aunque algunas regiones pueden empezar a integrarla de forma acelerada en breve si Sanidad lo estima oportuno.

El Cermi señaló en un comunicado  que ha recibido en pocos días quejas de personas y de organizaciones de la discapacidad que señalan "relevantes carencias de accesibilidad, que la convierten en inutilizable para grupos específicos de este sector social".

El comité denunció que en su realización "se han ignorado inexcusablemente los criterios generales de accesibilidad universal establecidos para este tipo de soluciones digitales". Por ello, pidió a la Oadis que abra una investigación a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial "por proporcionar una aplicación inaccesible y le inste a solventar las deficiencias detectadas con la mayor urgencia".

El Cermi recordó que "no diseñar productos tecnológicos accesibles va en contra de la normativa vigente y supone una infracción legal sancionable, pero se agrava como en este caso cuando la falta de accesibilidad deja desprotegidos o en peor situación a las personas con discapacidad ante el impacto de la pandemia causada por el coronavirus, comprometiendo su derecho a la salud sin discriminaciones".

https://www.servimedia.es/noticias/1294428

0
0
0
s2smodern
  • Su participación en el mercado laboral (tasa de actividad) es de sólo el 24%.
  • Su tasa de paro alcanza el 58%, la mayor de todos los grupos de edad.

Solo uno de cada diez jóvenes con discapacidad tiene empleo. Más de la mitad (51,7%) de los que están en paro no han trabajado nunca y buscan su primer empleo en un mercado en crisis. Y con pocas esperanzas: la crisis de la COVID-19 ha castigado especialmente a los jóvenes en su deseo de incorporarse al mercado de trabajo y más a ellos.

El dato es del 5º informe Jóvenes con Discapacidad, motor de futuro, de la Fundación Adecco, en colaboración con JYSK. Este estudio basa sus conclusiones en una encuesta a 250 menores de 30 años con discapacidad, apoyada en los datos del Servicio Público de Empleo Estatal y el Instituto Nacional de Estadística.

La tasa de empleo, entendida como el porcentaje de personas que trabajan en relación con la población en edad laboral, sigue siendo residual entre los jóvenes con discapacidad: solo 1 de cada 10 tiene empleo. La cifra asciende hasta el 25,8% entre el resto de personas con discapacidad y al 24,4% entre todos los jóvenes de nuestro país.

La tasa de paro de los menores de 25 años con discapacidad (58,1%) es la mayor de todos los grupos de edad, representando más del doble que la general para el resto de las personas con discapacidad (25,2%) y superando en 24 puntos porcentuales a la de los jóvenes en general (34%).
 

La participación en el mercado laboral reflejada en la tasa de actividad es aún mínima entre los jóvenes con discapacidad, alcanzando un porcentaje del 23,9%, frente al 34,5% registrado para todas las personas con discapacidad. Además, esta cifra ha descendido ligeramente desde 2015, cuando la tasa de actividad entre los jóvenes con discapacidad se situó en un 25,1%.

Entre las causas que subyacen a este descenso de la tasa de actividad de los jóvenes con discapacidad se encuentra una prolongación de la etapa formativa ante la falta de expectativas profesionales y unas dificultades crecientes para encontrar un primer empleo en un mercado cada vez más competitivo. Cabe destacar, asimismo, que entre los jóvenes españoles la participación en el mercado laboral (36,9%) supera en 13 puntos porcentuales a la de aquellos que tienen discapacidad, (23,9%).

La crisis de la COVID dibuja un futuro más oscuro

0
0
0
s2smodern