La Comisión Asesora COVID-19-OMC, puesta en marcha por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), ha hecho público su séptimo informe, en este caso sobre vacunas eficaces, accesibles y a precios razonables, en el que se propone avanzar el debate sobre las prioridades en la aplicación de vacunas en el probable caso de que sea un recurso inicialmente escaso; asegurar que las vacunas sean coste-efectivas y fomentar una producción autónoma, segura y soberana de vacunas y medicamentos, entre otras recomendaciones.

 
 
La respuesta inicial a la pandemia Covid-19 se ha dado desde acciones de Salud Pública y con una atención sanitaria intensiva, pero con poca evidencia por la condición de enfermedad emergente del SARS-CoV-2. Según se desarrolla la epidemia, y aumenta la experiencia, el conocimiento y las investigaciones, se requiere clarificar la confusión y el ruido, y promover una acción de las autoridades sanitarias y científicas para evaluar de forma transparente los numerosos estudios en curso.
 
El tiempo apremia en la búsqueda de tratamientos efectivos y de vacunas, por eso el informe considera imprescindible afrontar retos, que formula a continuación como propuestas:
 
Avanzar un debate sobre las prioridades en la aplicación de vacunas en el probable caso de que sea un recurso inicialmente escaso: la vulnerabilidad y el mayor beneficio en salud a medio plazo son dos criterios que pueden orientar a identificar los que primero deben ser inmunizados.
 

 - Gestionar anticipadamente las condiciones de propiedad y patentes que determinarán el precio a pagar: aunque no es previsible que se escatimen fondos para comprar vacunas, es muy importante asegurar que sean coste-efectivas. Abordar el reto de fomentar una producción autónoma, segura y soberana de vacunas y medicamentos, estimulando cadenas completas y acopladas de investigación, desarrollo, innovación, producción y utilización, lo que supone una auténtica inversión en tejido científico y económico de alto valor añadido.

- La pandemia por SARS-CoV-2 ha tenido consecuencias de toda índole, personales, sociales, económicas. Por eso, cada vez más países y más gobiernos se interesan por ayudas para afrontar tanto la crisis sanitaria como la económica. En este sentido la terapéutica debe ser considerada como un instrumento fundamental para la prevención de segundas y terceras oleadas de esta pandemia, que todo indica que se producirán.

- A 19 de mayo había más de 20 ensayos clínicos activos sobre vacunas y más de 200 sobre diversos agentes terapéuticos (en distintas fases de desarrollo clínico) involucrados en el tratamiento y prevención del SARS-CoV-2 para evitar la enfermedad Covid-19. Algunos de los tratamientos disponibles son moléculas de nuevo desarrollo. Sin embargo, la mayoría son usos nuevos de medicamentos ya autorizados en otras indicaciones.

Todo ello genera constantemente una gran cantidad de información que debe ser analizada, contrastada y verificada, por lo que se hace más necesaria que nunca una Agencia que recoja toda esta información, y que asegure que esté disponible y que sea de fácil acceso para los profesionales sanitarios, según apunta este séptimo informe.
 
El texto pone también de manifiesto que, aunque no es previsible que se escatimen fondos para comprar vacunas, es muy importante asegurar que sean coste-efectivas, lo que requiere una tarea de gestión anticipativa. 
 
En este sentido cabe señalar que, si la investigación en estas vacunas se está desarrollando bajo fórmulas de colaboración público-privada en muchos casos, no debería permitirse que únicamente la parte privada patentase los productos derivados del avance en el conocimiento. Asimismo es necesario establecer estrategias que marquen la relación entre los proveedores de las materias primas, los fabricantes de las vacunas y los países que aseguren la accesibilidad a las mismas de las poblaciones. De hecho, la Comisión Europea en su Estrategia para la Vacuna COVID-19 está estableciendo las bases para una cierta protección de las poblaciones desde la investigación para la generación de vacunas para COVID-19.
 
La posible sustitución – Gripe vs Covid
 
Toda la industria actual que se dedica a la fabricación, distribución y comercialización de vacunas, muchos de ellos lo hacen con la vacuna de la gripe. Por tanto, para poder atender a la demanda de la Covid-19 se podría producir un efecto de sustitución, una por otra, y esto sin duda volverá a tener repercusiones sociales. Además, la posible concurrencia en otoño/invierno de las dos enfermedades (COVID/gripe) hace lógico no sólo no reducir la vacunación de la gripe sino generalizarla al menos en ciertos grupos poblacionales como profesionales sanitarios y pacientes con riesgo de mal pronóstico si contraen la COVID. Para arrojar luz sobre este tema, la Comisión Asesora COVID-19-OMC ha elaborado un informe específico en relación a este asunto que se publicará próximamente.
 
Este informe, al igual que los seis anteriores sobre la realización de pruebas diagnósticas (1), el uso de mascarillas en el ámbito asistencial (2), la Atención Primaria (3), la realización de pruebas diagnósticas masivas a poblaciones (4), tabaco y Covid-19 (5) y la preparación del sistema de salud español ante crisis de Salud Pública (6) son contribuciones de los expertos y aportaciones recibidas en el Foro de Trabajo y Debate de la Comisión Asesora para realizar propuestas de posicionamiento y responder a las múltiples dimensiones epidemiológicas, de salud pública, clínicas, profesionales, bioéticas y de organización asistencial que plantea esta pandemia.
 
Este séptimo informe de la Comisión Asesora COVID-19-OMC (se adjunta documento completo), al igual que los anteriores, es un trabajo dinámico y abierto a las aportaciones de profesionales, Administraciones y ciudadanos en general. Para ello se ha habilitado un espacio de comentarios y aportaciones en la web.
 
0
0
0
s2smodern

La Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) ha denunciado que los políticos no pongan a los pacientes en el centro del sistema, y que construyan el sistema sanitario del futuro sin ellos.

 

La organización se ha pronunciado así con motivo de la votación, esta semana, de los documentos finales elaborados por la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados. "Elaborar cualquier conclusión sobre Sanidad y Salud Pública sin escuchar a los afectados y aquellos que han sido más perjudicados por la crisis sanitaria, es ya de por sí otro error imperdonable de los grupos parlamentarios, cuya labor debería ayudarnos a todos a salir de esta crisis sanitaria", ha dicho la organización.

Aunque la citada comisión parlamentaria sí ha escuchado a otros representantes, los pacientes y personas con discapacidad, "siguen sin ser escuchados y obviados en el ámbito sanitario", todo ello a pesar de la insistencia de los representantes de las organizaciones de pacientes, como la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) y la Confederación de personas con discapacidad física y orgánica (COCEMFE), entidades a las que pertenece la Federación Nacional de Asociaciones ALCER.

 

"Con ello queda patente que el paciente no es el centro del sistema sanitario para los representantes políticos de nuestro país y, con ello, volverán a construir un sistema sanitario sin el necesario punto de vista de quién más lo utiliza y necesita: la persona con enfermedad crónica y discapacidad", han dicho desde ALCER.

De hecho, y tras analizar el 'Borrador de conclusiones del grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública (159/1)', surgido en la Comisión de Reconstrucción Social y Económica, ALCER ha mostrado su "más profunda preocupación y malestar" por el tratamiento que se da a las personas con enfermedades crónicas y a las entidades que los representan.

 

"En el documento que previsiblemente se aprobará el próximo 22 de julio en el Congreso, vemos como la cronicidad ha sido prácticamente obviada en el mismo y todo ello pretendiendo que quiere sentar las bases de lo que será el Sistema Nacional de Salud en el futuro. Como todos los expertos nacionales e internacionales han indicado en múltiples y numerosas ocasiones, toda actuación en Sanidad Pública que no tenga en cuenta el tratamiento a la cronicidad, especialmente en los países desarrollados, está abocada al fracaso por ineficiencia", ha detallado la organización.

 

Por un lado, se habla de un Pacto de Estado de Sanidad y de la necesidad de financiar el Fondo de Cohesión que garantice la equidad y el acceso de los pacientes a los servicios sanitarios, pero, sin embargo, cuando se menciona la eliminación del copago, se "obvia" a las personas con una enfermedad crónica como colectivo vulnerable, cuando son los que "más tratamientos necesitan y los que incurren en mayores gastos en este sentido".

"Igualmente, la cronicidad y discapacidad apenas se nombra en el apartado de coordinación sanitaria y social, donde sí se habla de personas mayores, pero no se menciona especialmente a la infancia con enfermedades crónicas, obviando que hay que prestar una atención especial al momento vital de la persona, la enfermedad crónica no tiene edad", ha apostillado ALCER.

 

En este mismo apartado, recalca, se echa "en falta" que se hable de presupuestos compartidos, una realidad que tiene que extenderse a otras políticas como la laboral o la educativa, pues la salud debe ser trasversal. "De igual forma, en todas las medidas que se proponen para ahorro de costes en tratamientos, se ha obviado la capacidad de médicos y pacientes para tomar conjuntamente las decisiones que más se ajusten sus necesidades, respetando la autonomía del paciente. Como pacientes consideramos fundamental garantizar el acceso al tratamiento que necesite cada persona. Todo ello es clave en la adherencia, el buen uso de los fármacos y en la mejora de los resultados en salud", ha enfatizado.

FINANCIACIÓN DE LAS ENTIDADES

Finalmente, se pretende de forma intencionada poner en duda a las entidades que representan a los pacientes. Muchas de ellas, como es el caso ALCER, están lideradas por personas que conviven cada día con la enfermedad y que hacen un esfuerzo ímprobo por dar voz a los pacientes en la sociedad civil, de una forma organizada, independiente y absolutamente necesaria en un momento como el actual.

"Se pretende prohibir, de forma directa o indirecta, la financiación de actividades por parte de la industria privada a las entidades de pacientes. Precisamente las entidades de pacientes en los últimos años son las que más activamente han estado pidiendo la regulación de su sector, llegando incluso a la firma de un Convenio de Colaboración con el Ministerio de Sanidad, para la colaboración conjunta que ahora se niega", han zanjado desde ALCER.

https://m.infosalus.com/actualidad/noticia-alcer-denuncia-politicos-no-pongan-paciente-centro-sistema-construyan-futuro-ellos-20200720162521.html

0
0
0
s2smodern
Joomla templates by a4joomla