La convocatoria en su totalidad es de 52 millones de euros, 2,3 millones más que en 2019

 

  • La consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, ha recordado que esta convocatoria, con 52 millones de euros en su conjunto, beneficia a 10.000 personas y 166 entidades de iniciativa social que trabajan en el ámbito de la discapacidad en Castilla-La Mancha, que gestionan 90 recursos de día (Ocupacionales, Centros de Día y Servicios de Capacitación) con un total de 3.263 plazas, 108 centros de carácter residencial con 1.360 plazas y 43 servicios de atención temprana que atienden a más de 5.900 familias.
  • La responsable de Bienestar Social, ha tenido palabras de reconocimiento por el “trabajo riguroso y comprometido no solo personal, sino de todo el Gobierno regional a todo el sector de la discapacidad que forma una amplia red en Castilla-La Mancha”.

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado la concesión de subvenciones en materia de discapacidad a entidades sociales por importe de 29 millones de euros.

Así lo ha manifestado en rueda de prensa la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, donde ha indicado que estos 29 millones de euros aprobados por el Consejo de Gobierno corresponden a 16 expedientes de subvenciones a Entidades Privadas de Iniciativa Social, dirigidas al mantenimiento de centros, servicios y desarrollo de programas destinados a la atención de personas con discapacidad durante este año 2020.

Aurelia Sánchez ha señalado que la convocatoria en su totalidad asciende a 52 millones de euros, pero un total de 16 expedientes, que corresponden a 14 entidades, superan la cuantía de 750.000 euros y han requerido la autorización del Consejo de Gobierno. La convocatoria en total supone un incremento del 4,55% sobre el año 2019. En este caso, el movimiento asociativo dispondrá de 2,3 millones de euros adicionales sobre el ejercicio pasado.

En concreto, la subvención a estas 14 entidades supone financiar un total de 917 plazas residenciales, 1.106 plazas de integración socio-laboral, 426 plazas en Centro de Día, es decir, un total de 2.500 plazas especializadas de atención a personas con discapacidad y que suponen dar trabajo a 1.400 profesionales.

0
0
0
s2smodern

La tasa de empleo de este colectivo está 40 puntos por debajo de los trabajadores sin discapacidad

Aunque a día de hoy desconocemos cuál será el impacto de la crisis sanitaria, antes de la pandemia en nuestro país, más de 1.250.000 personas con discapacidad estaban inactivas laboralmente. Según el Informe 5 del Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de la Fundación ONCE, la tasa de empleo de las personas con discapacidad (25,5%), está 40 puntos por debajo de la de la población en general, que se sitúa en el 65,9%.

Hoy, solo una de cada cuatro personas con discapacidad tiene empleo. Unos datos que recoge el estudio ‘Informe 5’ presentado ayer por Odismet, de la Fundación ONCE, de forma telemática.

El webinar contó con la participación de Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCEVirginia Carcedo, secretaria general de Inserta EmpleoPedro Fernández Alén, secretario general de CepymeRaúl Grijalba, presidente ejecutivo de ManpowerGroup EspañaPedro Moneo, CEO de OpinnoLuis Cayo Pérez Bueno, presidente del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi); y Laura Jimena Sevilla, manager de RRHH de Microsoft Ibérica.

Según las últimas cifras recopiladas en el informe, en España se registran un total de 1.899.800 personas con discapacidad entre los 16 y los 64 años, lo que representa un 6,3% del conjunto de la población. Desde 2008 el colectivo ha crecido en 1.026.500 personas, lo que supone un incremento de 3,5 puntos.

 

Brecha laboral también de género

Si se analiza el salario medio bruto anual de los profesionales con discapacidad, encontramos una brecha de género. La remuneración bruta anual de las mujeres con discapacidad es de 17.730 euros frente a los 21.079 euros que reciben los hombres del colectivo, una diferencia del 16%.

Además, los indicadores también reflejan diferencias notables entre la población general y las personas con discapacidad lo que evidencia la complejidad del acceso al empleo de estas últimas. En concreto, si comparamos el dato con el salario anual de mujeres sin discapacidad, la cantidad de este último colectivo es superior al de las mujeres con discapacidad, ya que ganan 20.606 euros de promedio.

Así, un total de 1.254.200 personas con discapacidad están inactivas laboralmente. La principal causa de ello es la situación de incapacidad permanente (62,3%), que está vinculada a la percepción de las pensiones.

Por otro lado, las 78.343 personas con discapacidad paradas de larga duración suponen el 54,6% del total de desempleados y afecta en mayor medida a las mujeres, los mayores de 45 años y a aquellos sin formación o con estudios primarios. Dentro del entorno de la actividad laboral, el panorama no resulta tampoco positivo.

En 2018 se realizaron 339.119 contratos a personas con discapacidad, dato que representa el 1,5% del total de los realizados en ese ejercicio.  En cuanto al índice de rotación en la contratación, este alcanza su cota más alta y se posiciona en 2,2 puntos.

Por último, del total de contratos realizados al colectivo, exclusivamente 36.938 se establecieron como contratos específicos para personas con discapacidad (10,9%). Circunstancia que podría apuntar hacia una falta de información en este sentido del mundo empresarial.

 

Un colectivo con alta precariedad laboral

0
0
0
s2smodern
Joomla templates by a4joomla