El Gobierno estudia universalizar las pruebas para detectar anomalías cromosómicas en embarazos, con la incorporación del test de ADN fetal en sangre materna dentro de la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS)

Así consta en una respuesta parlamentaria a Compromís en el Senado, que reclamó que las pruebas para detectar el síndrome de down y otros embarazos de riesgo fueran universales porque "en algunas comunidades autónomas están cubiertas y en otras pueden costar más de 600 euros".
 
En concreto, la propuesta de inclusión que realizará la ponencia de cribados del SNS es un programa de cribado prenatal con carácter integral. Incluye el test de ADN fetal libre circulante en sangre materna como prueba de cribado prenatal contingente o de segunda línea.
 
Esta petición se presentará en la próxima comisión de salud pública del consejo interterritorial del SNS. Si se aprueba, será ratificada en la comisión de prestaciones, aseguramiento y financiación, tras lo que finalmente se elevará al consejo del Sistema Nacional de Salud.
 
En su respuesta, el Gobierno recuerda que el cribado prenatal se establece en el Real Decreto 1030/2006, que incluye el diagnóstico genético prenatal en caso de fetos con alto riesgo de sufrir una determinada enfermedad o trastorno genético relacionado con su salud, ya sea anomalía cromosómica o molecular.
 
Ahora bien, esta norma no detalla cada técnica de diagnóstico prenatal que se financian desde el sistema público. Por tanto, el Ejecutivo señala que las comunidades autónomas, las mutualidades y el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) pueden proporcionar las pruebas diagnósticas que consideren.
 
El entonces Ministerio de Sanidad inició el procedimiento solicitando los informes de evaluación a la red de agencias de evaluación de tecnologías sanitarias y prestaciones del SNS, sobre la eficacia clínica y el coste efectividad del test de ADN fetal libre circulante.
 
Estos informes de evaluación concluyen que la prueba de 'ADNflc' cuenta con evidencia de eficacia clínica y es efectiva en el coste como prueba de segundo nivel en el cribado prenatal de anomalías cromosómicas (trisomías 21, 18 y 13).
 
Sin riesgo para la madre y el feto
 
Por parte de Compromís, su senador, Carles Mulet, recuerda la existencia de mujeres embarazadas a las que se les aconseja la realización el test de detección prenatal de anomalías genéticas en sangre materna.
 
Se trata de una prueba prenatal no invasiva a partir de una analítica de sangre de la madre, con una sensibilidad próxima al 100% para la detección del síndrome de down y de aproximadamente del 95% para la detección de las trisomías 13 y 18, sin "ningún riesgo para la madre ni para el feto".
 
0
0
0
s2smodern
Joomla templates by a4joomla