El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha reclamado una ley que refuerce la protección contra los grupos sociales que están más expuestos a delitos de odio, “después de un año 2018 desolador para las personas con discapacidad en este sentido”.

Durante la presentación del Plan de Acción contra los Delitos de Odio del Ministerio del Interior, el delegado del Cermi para los Derechos Humanos, Jesús Martín Blanco, ha explicado que se han documentado medio centenar de vulneraciones de la Convención de la ONU de Discapacidad en 2018, en relación con la protección contra la violencia y el abuso.

“Además, hemos de tener en cuenta que el problema es mucho más grave, ya que la mayoría de delitos de odio contra personas con discapacidad no son denunciados”, ha precisado.

Ante esta situación, considera que una ley sería un instrumento para que las personas con discapacidad, sus familias y las organizaciones sociales puedan buscar reparación a estas vulneraciones en la justicia.

El representante del Cermi ha reclamado que la accesibilidad impregne todas las medidas recogidas en ese plan contra los delitos de odio de Interior y que se desagreguen las estadísticas por razón de discapacidad. EFE