Imprimir
Categoría: Noticias

Afectadas de Cáncer de Mama afirman que, a pesar de la curación, las secuelas que deja la enfermedad les impide acceder al mercado de trabajo ordinario

El cáncer de mama registra unos índices de supervivencia muy elevados, sobre todo si se mantiene la buena costumbre de la autoexploración y las revisiones anuales. Pero con la curación no termina todo. La pesadilla del cáncer se cronifica en no pocas pacientes que a las sesiones de quimioterapia, radioterapia e intervenciones quirúrgicas, han de sumar la situación sociolaboral y económica en la que quedan tras superar la enfermedad.
La pérdida del empleo es uno de los daños colaterales de una patología que no entiende de pobreza ni riqueza. Sin embargo, cuando entra en una familia con recursos económicos limitados, desestabiliza la vida de las mujeres más allá de la salud. En primer lugar, muchas supervivientes tienen problemas para reincorporarse al mercado de trabajo y las que lo hacen por necesidad ocupan empleos nada aconsejables para la osteoporosis o el linfedema que deja de herencia el cáncer de mama.
Situaciones de desempleo y riesgo de pobreza llaman con frecuencia a las puertas de la Asociación de Mujeres Afectadas de Cáncer de Mama y Ginecológico (AMAC), que se quiere centrar en lanzar una campaña para exigir que se reconozca el 33% de discapacidad a todas las pacientes que han pasado por un tratamiento de quimioterapia y por una cirugía, si bien a la asociación le gustaría que este 33% de discapacidad se concediera a todos y cada uno de los pacientes oncológicos, independientemente del cáncer que hayan superado y de si son mujeres u hombres.

https://www.latribunadealbacete.es/Noticia/Z130530FD-0293-44B8-38FD97E59CED297F/201908/AMAC-quiere-que-se-reconozca-una-discapacidad-del-33 

0
0
0
s2smodern
powered by social2s