Inicio

La Junta forma a 320 personas con discapacidad en cursos para el empleo

Desde 2015 se han celebrado un total de 20 propuestas en la provincia dirigidas en exclusiva a colectivos con diversidad funcional por un importe de 827.520 euros

HILARIO L. MUÑOZ / CIUDAD REAL En el mundo de la discapacidad existe un movimiento que desde hace años busca modificar varios aspectos que existen sobre este colectivo como la terminología al referirse a ellos, que pasa por conceptos como la diversidad funcional, o como los recursos de atención socio sanitaria, enfocados al cuidado, para llevarlos hacia la autonomía y la presencia en la sociedad de este colectivo. Para ello el empleo es la clave y para ello es necesaria la formación dirigida a ellos.

En este sentido desde hace unos años se celebran iniciativas, que se han acelerado en los últimos años, con propuestas como los cursos para personas con discapacidad incluidos dentro de la formación profesional para el empleo, las ayudas para el empleo autónomo o los planes para mejorar el trabajo en los centros especiales de empleo. «Hay un objetivo general que es avanzar en la situación que nos encontramos con estos colectivos de cara al acceso al trabajo», dijo el director provincial de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo, Agustín Espinosa.

Entre estas iniciativas se encuadran esas actuaciones de formación para el empleo y en exclusiva para estas personas con diversidad funcional y en las que más de 320 personas han pasado por ellas, desde el inicio de esta legislatura. En total se han celebrado 20 cursos, en los que se han impartido 9.070 horas de formación, con una inversión del Gobierno regional de 827.520 euros. Estas iniciativas han sido solicitada por entidades como Cocemfe Oretania, ayuntamientos, asociación Fuensanta o Down Caminar.

Entre ellos se encuadran iniciativas de formación para operaciones de grabación de datos, auxiliares de viveros, actividades administrativas y operaciones auxiliares de comercio. Se trata de iniciativas laborales en las que estas personas pueden trabajar y que cuentan con una formación a la que se suma las prácticas en empresas. «Las entidades solicitan estos cursos de formación con independencia de que cualquier personas con discapacidad pueda acceder a los otros cursos», los generales, expuso Espinosa. Y recordó que la intención es ofrecer una formación para el empleo que contenga un plano formativo adaptado a las capacidades que «tengan estas personas con necesidades especiales, tanto en los contenidos como en la forma de impartirlo». Para Espinosa, se trata de una iniciativa «exitosa» sobre todo si se le suma la inserción en empresas y la posibilidad de hacer «prácticas reales».

En este campo recordó que puede ser complicado la llegada a una empresa por las propias «complejidades» que tenga el trabajador y las dificultades para dar a conocer su «capacidad real», aunque para ello el año pasado salió adelante la primera edición del AUTÓNOMOS Y CENTROS. Otro ejemplo de estas medidas de apoyo a las personas con discapacidad son las subvenciones que se han concedido en la provincia a autónomos con diversidad funcional y que en total ha contado con 25 solicitudes por un importe de 31.358,31 euros, aunque esta cuantía está pendiente aún de la justificación de los gastos por los programa CREA, desarrollado por la Consejería de Economía, Empresas y Empleo con más de dos millones de euros dirigidos a colectivos en riesgo de exclusión social, especialmente discapacitados y en el que se incluyen contratos temporales, por el 75% de la jornada, a lo que se une un 25% de la jornada en acciones de formación. «En breve saldrá adelante un segundo programa CREA», dijo Espinosa, quien recordó el apoyo de la Junta de comunidades al colectivo a través de otras iniciativas como los planes de empleo, que muestran «una predisposición» a encontrar un empleo a estas personas. autónomos. «Procuramos que las personas con una discapacidad de cualquier tipo con una idea de negocio la puedan llevar a cabo», dijo Espinosa, quien reconoció que el porcentaje puede no ser llamativo por volumen pero sí por la importancia que supone para este colectivo. El otro campo del empleo para las personas con discapacidad son los centros especiales, donde existen 21 en toda la provincia de Ciudad Real con 674 trabajadores, 634 con diversidad funcional y la mayoría, seis de ellos, dedicados a las actividades varias. También hay dedicados a limpieza, jardinería, servicios sociales o comercio. «Se trata de empresas tal cual pero que contrata a más del 70 por ciento de su plantilla con personas con discapacidad», recordó el director provincial, quien reconoció la labor de estas iniciativas que compiten en el mismo mercado que las demás. Como ejemplo puso alguno de los centros dedicados a Limpieza o Jardines que ha obtenido contratos públicos licitados por parte de la Administración autonómica. 

LA TRIBUNA DE CIUDAD REAL

0
0
0
s2smodern